ALTERTEC BLOG

22 Feb 2019

Un paso adelante para el sector eólico

España incrementa la potencia eólica en 392 MW EN 2018

España incrementó la potencia eólica en 392 MW en 2018. Así cerró el año con 23.484 MW eólicos instalados y el 19% de la generación de electricidad del país. Con estas cifras, España terminó como segundo país europeo en potencia eólica y quinto del mundo. Gran parte de las nueva potencia instalada recayó en las Islas Canarias con 190MW, en Aragón con 90MW, 68MW en Galicia, 30MW en Andalucía, 10,37MW en Castilla-La Mancha y 2,35 MW en Cataluña. Los datos, facilitados por la Asociación Empresarial Eólica (AEE) reflejan una recuperación del sector tras el parón sufrido por el bloqueo normativo de los últimos cinco años. Como ejemplo, en 2013 el sector instaló 175 MW frente a los 1.110 de un año antes. La tendencia a la baja perduró un lustro. Así en 2014, las empresas eólicas sólo instalaron 27, en 2015 ninguno, año negro para el sector, en 2016, 38MW y en 2017, 96MW.

Para la patronal del sector, la nueva cifra de megavatios eólicos instalados en 2018 pone de manifiesto el relanzamiento del sector eólico español y la vuelta a la actividad gracias principalmente a tres subastas que se llevaron a cabo durante 2016 y 2017. “Con estas cifras positivas para el sector eólico, AEE considera que la tecnología eólica está preparada para desarrollar con éxito el crecimiento de su parque eólico y, uno de sus retos inmediatos, es poner en marcha antes de marzo de 2020 la potencia eólica de las tres subastas celebradas en 2016 y 2017”. “La instalación de esta potencia”, destacan, es una “oportunidad para el crecimiento del mercado y tendrá un efecto positivo para España como es el mantenimiento de la industria eólica española, la creación de empleo, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el desarrollo social y económico en las zonas donde se instalen los nuevos parques”. Además, gracias a la energía eólica, los consumidores podrán ahorrar y contar con más efectivo. El año pasado, los más beneficiados del efecto reductor fueron las empresas. Para un consumidor industrial medio que tenga la Tarifa AT1 y un consumo de 1.500 MWh anuales, el ahorro a lo largo de 2018 fue de 3.540 euros.

 

La fuerza del viento en la transición energética

monica

Write a Reply or Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.