Las mujeres representan el 21% de las plantillas eólicas en el mundo, algo más bajo que el 32% que se registra en las renovables. Las empresas del sector en España trabajamos para mejorar esta cifra y romper normas culturales y sociales que son una barrera para la igualdad de género. Por ejemplo, en Europa la representación femenina en la energía eólica es más elevada, llega al 26%, según la última encuesta realizada por el Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC), la Red Mundial de Mujeres para la Transición de la Energía (GWNET) y la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena). 

La educación también es clave para romper con los estereotipos. Según los datos de la Asociación Española de Mujeres de la Energía (Aemener), el 25% de los alumnos de las escuelas de ingeniería son mujeres, un porcentaje que en vez de aumentar, disminuye. Estos datos responden a que la mujer ve poco atractivas las ingenierías por su proyección social. «El retorno social de las ingenierías es más sutil que el que pueda tener, por ejemplo, la medicina, y no llega a vislumbrarse el alto impacto que la ingeniería tiene en el progreso de la sociedad», explica María Romera Martínez, directora de Aemener. Otra cuestión, prosigue, es que no resulta sencillo encontrar referentes femeninos, y no porque no existan, sino por falta de visibilidad de estos. «Por último, otro factor que puede influir es el sesgo de los estereotipos y prejuicios asociados al género, que impiden la igualdad y llegar a una cultura basada en la meritocracia», concluye.

Leer más